CULTURA

18 de agosto de 2018

PERROS QUE ENSEÑAN A LEER, UNA TERAPIA INNOVADORA

La lectura con animales es una tendencia que crece en el mundo, no juzgan, no se ríen y pueden levantar la pata cuando no entienden algo.

Cambiar el rol de alumno a "profe" es la idea sobre la que se asienta una terapia innovadora, que consiste en que niños con dificultades de aprendizaje o integración leen libros a un perro. Gracias a la conexión emocional que se establece entre ambos mejoran sus habilidades lectoras y también su autoestima.

 

Una manta en el suelo es el espacio de trabajo en el que se sitúan el niño, el can y su dueño, que, además, es el terapeuta. Durante veinte minutos el pequeño lee un cuento al perro pensando que le está enseñando, que ejerce de profesor y tiene que sentir que el animal le está escuchando. Una pata levantada o una oreja erguida es la señal de que algo va mal en la lectura: un error de pronunciación, una palabra que no se entiende o un ritmo demasiado rápido.

 

Los orígenes del programa R.E.A.D. (Reading Education Assistance Dogs)

 

Cuando en noviembre de 1.999 los usuarios de la Biblioteca Pública de Salt Lake City (Utah, EE.UU.) se encontraron con que unos perros les estaban esperando para comenzar a leer, no podían imaginar que iban a ser los pioneros de un programa de lectura que, dieciocho años más tarde, tendría más de 5.500 “perros lectores” leyendo con personas de todas las edades en dieciséis países.

 

Objetivos y funcionamiento de R.E.A.D.

 

Para sus creadores (Intermountain Therapy Animals), R.E.A.D. nació claramente orientado hacia la mejora de las habilidades lectoras de los escolares, fundamentalmente fluidez y comprensión lectora. El aumento de la motivación y el gusto por la lectura es otro de sus objetivos prioritarios.

 

Pero a lo largo de estos casi 20 años de experiencia, han comprobado el enorme potencial y la efectividad del programa en otros aspectos, también importantísimos para los lectores, tanto escolares como adultos. Hoy se sabe que mejora las habilidades lectoras de niños con necesidades educativas especiales, desde aquellos que tienen un trastorno del espectro autista, síndrome de Asperger, déficit de atención e hiperactividad, o que simplemente "necesitan un empujón" porque tienen problemas de autoestima e integración.

 

R.E.A.D. incide también muy positivamente en:

 

  •     Autoestima
  •     Autoconcepto
  •     Autocontrol
  •     Seguridad en sí mismos
  •     Tranquilidad, relajación y disminución del estrés
  •     Atención y concentración
  •     Relaciones sociales
  •     Expresión verbal

 

A diferencia de otras terapias con perros, los lectores se sienten importantes, ya que son los “elegidos” para leer a los perros, lo ven como algo muy positivo y motivador ya que van a ejercer de “profesores” de alguien que sabe menos que ellos y que le escucha atentamente.

 

La lectura con R.E.A.D. siempre es individual, nunca en grupo. Cada lector tiene su momento mágico y único con el libro que elige y el perro “lector”, que se mantiene atento a su voz (se lee en voz alta), ya que el animal va a responder de forma diferente, según las necesidades, capacidad y objetivos establecidos para cada persona.

 

El despertar del gusto por la lectura es algo que los padres pueden observar desde las primeras sesiones lectoras. Se sorprenden muy gratamente al ver cómo sus hijos comienzan a leer en casa a sus hermanos pequeños, a los peluches, al hámster o ¡a los peces del acuario!

 

Los perros R.E.A.D.

 

Son la parte fundamental de cada Equipo R.E.A.D., formado por una persona y su perro, generalmente trabajan con sus propios perros.

 

Cada dueño debe examinarse cada dos años junto a su perro, para evaluar el temperamento del animal, su nivel de obediencia y el vínculo que hay entre los dos. Por este motivo, un perro solo puede trabajar con la persona con la que se ha examinado, con la que forma parte de un Equipo.

 

Según el Manual R.E.A.D., nosotros somos los “abogados de nuestros perros” por lo que no se consideran una herramienta de trabajo ni se pueden “usar”. Ellos son nuestros compañeros de vida y parte de nuestra familia, por lo que su bienestar es prioritario.

 

Por ello, un perro R.E.A.D. tiene que disfrutar con su trabajo, buscando la interacción con las personas, niños o adultos.

 

Son perros :

 

  •     Tranquilos, no excitables
  •     Consistentes (reaccionan igual ante el mismo estímulo en diferentes ocasiones)
  •     No tímidos
  •     Muy sociables, disfrutan de la relación con otros congéneres y personas
  •     Con mucha capacidad de atención y concentración
  •     Muy equilibrados
  •     Les gusta aprender
  •     Muy adaptables

 

En cuanto a las razas, todas son adecuadas ya que, como hemos indicado, depende de las características y cualidades de cada animal y su dueño. Por este motivo, podemos encontrar cariñosos Rottweiler o juguetones Pit Bull como perritos “lectores”. Esperamos ir superando prejuicios en este sentido.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios