CULTURA

15 de agosto de 2018

MUSICA, FILOSOFIA Y VIDA

¿La música es algo inventado o descubierto? ¿En qué medida la música que escuchemos define la persona que somos y la vida que tenemos?

¿La música es algo inventado o descubierto? ¿Podríamos vivir sin ella? ¿Qué papel juega en nuestra percepción del mundo, la vida y de nosotros mismos? ¿En qué medida la música que escuchemos puede definir las personas que somos y la vida que tengamos?

“Tras el silencio, aquello que mejor puede expresar lo inexpresable es la música” decía Huxley, el autor de Un mundo feliz. Huxley, de hecho, era un novelista muy filosófico, y también habla en otro de sus libros sobre el concepto de “experiencia cumbre”, una clase de vivencia que tienen algunas personas en su vida, que no puede explicarse con palabras y que hace que la persona trascienda su propia individualidad.

Sin la música, muchos recuerdos, experiencias, emociones, escenas de la historia del cine o de la historia de nuestra vida, no habrían sido lo que fueron. La música tiene esa capacidad transformadora, que unas veces hace de luz, otras de manto envolvente, otras de compañía o conexión humana, y otras de aire que aviva el fuego de las pasiones…

“La música imita directamente, es decir, representa las pasiones o estados del alma – apacibilidad, enojo, valor, templanza, y sus opuestos y otras cualidades; por lo tanto, cuando se escucha música que imita cierta pasión, se es imbuido por la misma pasión”. Aristóteles

La relación entre la música y la filosofía se remonta a la Antigüedad, ya que los primeros filósofos, además de ser también matemáticos (lo que establece un puente también con la Ciencia) eran estudiosos de la música. Música, astronomía, matemática, filosofía… se conectaban en sus primeros acercamientos a la comprensión del Cosmos, la vida y de sí mismos.

Protágoras, por ejemplo, relacionaba la música con las matemáticas, y en este sentido, asociaba la enfermedad mental a una alteración en el orden de las cosas, que se podía restaurar gracias a la música, capaz de devolver la armonía perdida. Platón, en La República, destaca la importancia de la música para la educación de los jóvenes.

“La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo” Platón

Sería Plotino, un autor neoplatónico posterior, quien relacionaría la música con la divinidad, aunque no ha sido el único que ha llegado a entender la música como lo más sublime, algo de una naturaleza diferente a todo lo demás, y que nos lleva más allá de todo lo mundano, lo más cotidiano; lo que nos eleva de algún modo hacia lo divino.

Más tarde diría Nietzsche que “sin la música la vida sería un error” (“El Ocaso de los Ídolos”).

Pero no hace falta remontarse a la filosofía para reconocer el valor de la música para la vida, porque hay muchas experiencias e investigaciones que demuestran hasta qué punto la música tiene la capacidad de transformar a las personas, influir en sus vidas de una manera significativa. Por ejemplo, según estudios realizados con mujeres embarazadas, la escucha de clásicos como Mozart o Vivaldi relaja el ritmo cardiaco del feto y facilita su desarrollo y su bienestar emocional.

¿Cuáles son los principales beneficios de la música?

  • La música contribuye al aprendizaje. Primero, porque aumenta la capacidad de atención, ayuda a ordenar la información que se procesa al aprender, mejora las habilidades de comunicación, y facilita la orientación espacio-temporal.
  • Escuchar música, además, promueve la relajación y disminuye los niveles de ansiedad.
  • Por otra parte, la música es capaz de despertar, alimentar, atenuar o acentuar emociones en nosotros. Precisamente por la capacidad de la música de producir emociones en nosotros, dependiendo de qué emoción queramos alimentar, elegiremos una música u otra, y tomar consciencia de que al darle al “play” o al cantar estamos afectado directamente en nuestras emociones, en nuestra forma de vivir las experiencias y, en última instancia, en nuestra vida.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios